Viaje a Sudáfrica: RESERVA NATURAL DE ROBBERG, UN PARAISO EN LA GARDEN ROUTE

SUDÁFRICA: RESERVA NATURAL DE ROBBERG EN LA GARDEN ROUTE

La Robberg Nature Reserve se encuentra en Sudáfrica, se trata de un lugar que a mí personalmente me pareció espectacular, me faltan palabras para definir este lugar salvaje, variable, inesperado como muchos lugares de este inverosímil país tan distinto a los paisajes del viaje continente.

Robberg Nature Reserve

Enclavado en la costa suroeste de Sudáfrica entre el atlántico y el índico se encuentra la bonita ruta jardín o Garden Route. La reserva natural de Robberg o Robberg Nature Reserve es un brazo o pequeña península que se asoma al océano índico. Recomiendo hacer esta excursión si te encuentras en la ruta jardín igual que hacer algún trekking en el Parque Nacional de Tsitsikamma.

Senderismo en la Península de Robberg Nature Reserve en Sudáfrica

Una de las cosas que más me ha sorprendido de Sudáfrica es el cuidado y lo limpio que tienes los espacios naturales, son consciente de la protección de estos lugares mágicos del planeta y del turismo que puede atraer y parecen estar bastantes concienciados.

Para empezar nuestra ruta de senderismo nos dirigimos a la entrada del Parque Natural de Robberg, hay una valla con una garita dónde te cobran por entrar, se me hace muy extraño pagar por caminar pero estoy de vacaciones y si sirve para mantener el lugar protegido no me parece mal. Sí que no me gusta que el sudafricano tenga que pagar una tarifa inferior pero tenga que pagar y esto no lo veo bien porque todavía hay mucha desigualdad entre clases sociales y con esta medida seguramente estás impidiendo que la clase media y baja sudafricana no tenga acceso a este precioso lugar de su país, preferiría que a los extranjeros nos cobraran más que al fin al cabo estamos de vacaciones.

Cómo llegar

Viniendo de Ciudad del cabo tienes que tomar la N2 hacia Plettenberg Bay pero cogiendo el desvío del Valle de Piesang y después de 3 km hay que dirigirse hacia la Robberg Road durante 4 km para seguir la señal de Robberg que te lleva hasta el inicio.

Itinerario senderistmo en Robberg Nature Reserve

El guarda del parque con la entrada nos da un pequeño mapa muy simple pero ya veremos que el camino no tiene perdida ni dificultad para orientarse. Hay la versión larga que haremos nosotras, caminaremos con las paradas incluidas más de 6 horas pero vale la pena recorrer este parque natural sudafricano con salida al océano.

Empezamos a rodear en el sentido de las agujas pero no importa cómo lo hagas, en esta primera parte aunque vamos viendo la costa y el agua, el recorrido no es tan espectacular, eso sí, vemos un babuino a los lejos que nos hace acelerar nuestros pasos y disfrutamos de varias colonias de focas aposentadas en las rocas cercanas al mar, es muy divertido verlas saltar y jugar en el agua. 

Robberg nature reserve es también por sus rocas prehistóricas de la Edad de la piedra, parece ser que la desintegración de Gondwanaland hace 120 millones de años creo el paisaje rocoso que hoy vemos, la península de Robberg en Sudáfrica está considerado Patrimonio de la Humanidad título muy merecido porque según va avanzando el día y nos vamos orientando hacia la costa más abrupta nos vamos fascinando con este monumento natural. Un faro en medio de esta península ilumina el lugar aunque nosotros desde nuestra posición no conseguimos verlo, Faro del Cabo Seal.

Destaca en toda Sudáfrica la diversidad en fauna y flora, nosotras vimos un babuino, focas, dassies (mamífero que parece una marmota o una rata gigante pero es entrañable), aves acuáticas (cormoranes, etc.) e insectos pero en el Robberg se puede ver aunque es muy difícil el duiker azul o pequeño mamífero de la familia Bovinae (es el antílope más pequeño del Cabo Occidental) que se esconde entre los arbustos. 

La ruta de senderismo perfectamente trazada nos lleva a rodear esta pequeña península sudafricana, nosotras nos vemos obligadas a hacer un alto en el camino justo en el punto dónde cambiamos de orientación, en la parte más septentrional del itinerario, en el Cabo Seal. Antes hemos encontrado un punto de no retorno dónde te informa que no pases si es más tarde de las 14 h por tu seguridad, dado que es todavía muy pronto seguimos adelante. La península de Robberg es un puro espectáculo ver romper las olas contra las rocas, a partir de ahora empezamos a ver a menudo muchos cárteles informativos con un teléfono de emergencia de caía al agua. El lugar da miedo, vemos una naturaleza poderosa, unas aguas bravas que chocan con fuerza levantándose metros sobre las rocas. Estamos lejos pero entiendo que en esta zona sube y baja la marea, y es recomendable no salirse del camino y menos acercarse a la orilla. Nos sentamos un rato a contemplar como las focas juegan en este sitio que a nosotras nos parece inhóspito pero en realidad todo lo torpe que se mueven en tierra son unas auténticas “sirenitas” en el mar, son unas grandes nadadoras que parecen disfrutar. A veces se pueden ver ballenas en el horizontal cruzar este océano o delfines pero salvo Alicia que le parece ver un delfín, el resto solo vemos jugar a las focas. Seguimos avanzando y entramos en una zona rocosa donde disfrutamos de la visión de las simpáticas “dessies” que se dejan fotografiar, nos han conquistado el corazón. La Reserva Natural de Robberg está considerada una de las mejores actividades de la bahía de Plettenberg y con mucha razón, estamos disfrutando mucho de nuestra caminata aunque el sol y el viento nos castigue, estamos en septiembre y para ellos es invierno o saliendo y el calor no es sofocante pero si vienes algunos meses más tarde recuerda la crema solar, mucha agua y protegerte la cabeza del sol porque puede ser muy duro. Después de la zona rocosa entramos en un sendero con subidas y bajadas para llegar a unas dunas increíbles que se pueden evitar y una playa con salida a dos lados, entre medio una roca grande que se puede visitar y que lo hacemos con acierto para ver hervideros en las rocas que nos hacen vibrar de emoción (¡¡recomendación!!aunque vamos tarde) . Hay varios miradores aquí por el camino. Bajamos de esta zona rocosa a la playa, y Alicia o Joana proponen meter los pies en el océano índico, me apunto y con ellas, solo los pies, este lugar es muy peligroso y el mar te arrastra hacia el interior, imposible bañarse sin perder la vida. El agua está fría pero soportable, después de las fotos y de gozar del momento seguimos adelante remontando por un sendero para llegar hasta un punto común de la ruta, aquí podemos volver por el camino inicial pero ya que estamos seguimos haciendo una circular y tomamos la opción a descubrir, de esta manera toda la ruta es siempre a explorar. Llegamos tarde al coche, con mucha hambre y sed, Montse está mareada creo que el viento y el sol le han generado un poco de insolación.

Nos ha emocionado este lugar, la diversidad de la fauna terrestre y marina es brutal pero es que el paisaje es de película.

Instagram del senderismo en la península de Robberg en Ruta Jardín en Sudáfrica

Otras excursiones recomendadas en Sudáfrica

Conociendo Sudáfrica: Table Mountain National Park

Viaje a Sudáfrica: Tsitsikamma National Park en la Garden Route

Guías y libros recomendados para viajar a Sudáfrica

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.