De Lisboa a Sevilla en bicicleta. Etapa 1: Lisboa – Setúbal

El Algarve y la Costa Vicentina en bicicleta

Empieza nuestra aventura en Barcelona el 8 de abril, aunque ya hace días que estamos organizándola, no mucho porque no me gusta preparar viajes sino vivirlos y dejar algo a la aventura (no tenemos claro dónde dormiremos), eso sí, me gestiono una guía de ciclismo con el recorrido y los tracks: El Algarve y la Costa Vicentina. De Lisboa a Sevilla en bicicleta de bicimaps, que me salvará el viaje y me dará mucha tranquilidad y seguridad.

Llega la noche anterior a la partida y estoy tan inquieta que cambio la hora de quedar varias veces, al final muy pero que muy pronto, me levanto a las 4:30 h porque tenemos un vuelo temprano y quedo con Robert a las 05:15 h para recogerlo e ir juntos hacia el aeropuerto del Prat. El avión sale puntual y llegamos a Lisboa en tiempo. En el aeropuerto cogemos el metro que nos llevará dónde hemos enviado las bicicletas por mensajería la semana anterior.

Al ser el primer artículo, me estoy enrollando más pero también os digo que podéis dejar vuestras preguntas en comentarios si queréis realizar este viaje.

Etapa 1. De Lisboa a Setúbal. 62 km.

El primer día teniendo en cuenta que hemos volado desde Barcelona y hemos tenido que recoger bicicleta, montarla y coger un ferry han salido bastantes kilómetros y no hemos hecho más porque nos llovía al final y teníamos que coger otro ferry.

En Portugal tenemos 1 hora menos así que gozamos de algo más de margen en el día de hoy, por experiencia, sé que entrar, cruzar o salir de una ciudad siempre es largo y tedioso, y hoy estamos en Lisboa, la capital de Portugal con lo que me temo que utilizaremos unas horas para poder encontrar la vía de escape, en este caso el ferry que nos ayudará a cruzar el Tajo

Desde el centro de Portugal, Robert, pone su google maps en el móvil y le digo que marque como destino Gais Sodré. Aquí está el muelle dónde se encuentra el Ferry que nos llevará a Seixal, o el carril bici que durante 5 km nos llevará al otro muelle el que nos cruzará hasta Trafaria. Nosotros escogeremos ir a Seixal (alternativa en la guía de bicimaps) por varias razones.

Empezamos a pedalear tras hacernos la foto de salida, en nuestro km 0, callejeamos y nos “liamos” un poco, subimos y bajamos, cruzamos vías de tranvía, adoquines y tráfico, y a los 2 km el primer incidente, me resbalo y caigo en una zona de adoquines típicos de las ciudades portuguesas y una vía de tranvía, me hago daños en el hombro, cadera, muñeca y doy un fuerte golpe con la cabeza en el suelo (suerte del casco para el que crea que el cicloturismo no tiene peligro). No hay consecuencias solo que me duele un poco todo el cuerpo, la muñeca se me resentirá todo el viaje e incluso unos meses después de volver pero sin impedirme hacer lo que más me gusta. Robert me ayuda a recuperarme seguimos la marcha, a punto, de acabar nuestra aventura en los primeros 30 minutos pero todo ha quedado en un susto.

costa-vicentina-y-algarve-en-bicicleta
Qué se vea lo cargados que vamos pero la ilusión que llevamos

Tras un buen rato de callejear, sortear gente, coches, tranvías,…etc llegamos a Gais Sodré, compramos billete para Ferry y esperamos unos minutos. Es la primera vez, que me subo en Ferry con la bicicleta, el barco es grande y va lleno de gente, solo dejan 3 bicis y afortunadamente somos 3 los que hemos subidos con bicicleta. El viaje no dura mucho, no recuerdo exactamente el tiempo pero quizás 30 minutos. Desembarcamos en Seixal y empezamos a respirar cierta tranquilidad al salir de Lisboa.

costa-vicentina-y-algarve-en-bicicleta
En el primer ferry de Lisboa hacia Seixal solo caben 3 bicis, estamos de suerte

No pretendo hacer explicaciones extensas del recorrido, os recomiendo que tengáis la guía de El Argave y la Costa Vicentina de bicimaps dónde se explican todas las opciones y detalles, y leáis mis artículos para conocer otros aspectos de la ruta como vivencias, anécdotas, consejos, etc. Y sobre todo miréis las fotos que os dejo para tener el testigo gráfico que siempre ayuda para decirse en la aventura.

Datos básicos

Distancia: 62,83 m

Desnivel positivo: 592 m

Tiempo en movimiento: 5h 13 minutos

Dificultad: Moderado (porque empujamos la bicicleta por el barro aprox. 3 ó 4 km).

La sorpresa del tráfico

En esta primera etapa encontramos tramos de carretera con tráfico, no digo que mucho pero si nos genera cierta tensión hoy y en el resto de los días. Para mí lo peor del viaje, los portugueses no tienen costumbre de ver ciclistas en sus carreteras y no sé si es legal o no dejar distancia 1,5 m pero preguntado a la gente no conocen esta normativa. Lo cierto es que no te adelantan sino que te pasan, y te pasan muy cerca, quizás no corran mucho pero es realmente estresante que la mayoría de conductores te adelanten a medio metro. Nosotros optamos por tomarlo con filosofía y no pensar demasiado en el tema, tomando la máxima precaución que se puede (salirse a las cunetas e incluso pararse) para evitar ser arroyados.

Pinares, bosque, barro y agua

De esta primera etapa recuerdo el tráfico en las carreteras asfaltadas pero también cruzar en Ferry, ver la bajamar y los barcos varados en Seixal y los tramos de naturaleza.

Primero pasaremos por largas pistas con algo de arena rodeados de pinos que nos devuelve la tranquilidad a Robert y a mí. Es un día de contrastes, ruido y tráfico, y soledad y naturaleza. Pero cuando vas por la montaña pueden surgir más inconvenientes. Recuerdo especialmente la zona de la Serra de Arrábida en el Vale da Rasca, en la guía nos marca un par de vados y nos dice que si ha llovido mejor tomemos alternativa por la costa pero yo estoy cansada de los coches y decido “pasar” de los consejos de la guía (primer error) y aunque es una experiencia que suma lo que os cuento ahora nos las hizo pasar mal el primer día, y empezar mal siempre es desalentador, pero Robert no se queja y yo no voy a ser menos, así que estoicos nos enfrentamos a los vados.

Vados: Barro y agua

Entramos en una pista forestal tras cruzar la carretera, días anteriores ha llovido en la península y vemos el suelo un poco mojado pero que según vamos avanzando se va convirtiendo en grandes charcos y mucho barro. Miro el mapa, y solo son 5 km, así que no animamos y seguimos. Evitamos los grandes charcos por los lados, por senderos alternativos. Hacemos algún “pá adelante” y “pá atrás” para sortear el barro pero al final nos toca bajarnos de la bici, ensuciarnos y empujar la bici con sus alforjas (lo que menos le gusta a un cicloturista es bajarse y empujar una bici cargada), perdemos mucho pero que mucho tiempo pero al final lo superamos, el último kilómetro mejora se convierte en un bonito sendero y luego en un paseo por el bosque con Palmeras (lo sé muy raro). 

costa-vicentina-y-algarve-en-bicicleta
¡Mier… ! En la guía lo pone claro si llueve mejor no pasar por estas pistas tomar alternativas. Nos tiramos mucho rato para cruzar 5 km.
costa-vicentina-y-algarve-en-bicicleta
Buscando alternativas imposibles por entrar en la zona de vados y barro

Llegamos a la carretera y empieza a llover, son casi las 18 h y por hoy hemos tenido bastante aventura, decidimos buscar alojamiento en hostal, piso, hotel o la más económico que haya ya que no tenemos camping cerca. Además en Setúbal hay que coger ferry y no creo que sea momento para hacer esta gestión, queda 1 h 30 minutos para la puesta de sol.

Robert se encarga de poner el google maps en su móvil y llevarnos al alojamiento.

costa-vicentina-y-algarve-en-bicicleta
Llegando a Setubal, llueve pero sale también arcoiris

Otros datos

Alojamiento. Casa Visconde de Alcácer. 15 euros/persona. Dónde mejor he dormido de todo el viaje, cómodo, grande, limpio y económico para dos personas. Con patio para limpiar bicicletas.

Instagram de la actividad

View this post on Instagram

🚵🏾‍♀️ DIA 1 – Lisboa – Setúbal. 55 km. Empezó difícil y acabó bastante bien. Empezamos aterrizando desde BCN para ir a buscar las bicis y montarlas, a las 12 h aprox. puesta en marcha. No llevo ni 3 km y “castañazo”, palma, muñeca, rodilla, cadera, hombro y cabeza ( las calles adoquinadas de lisboa y las vías del tranvía, tó junto =coctel molotov. Si alguien pensaba q en cicloturismo no hace falta casco, se equivoca, hoy he pegado fuerte con la cabeza en el suelo), la buena noticia es q con un simple paracetamol se me ha pasado casi todo. Después han venido zonas de tráfico (para los portugueses eres invisible, no existe 1,5 m y SE PASA MIEDO), más tarde 3 ó 4 km andando por zona embarrada (un infierno), y entre todo de vez en cuando lluvía, eso sí he visto el ARCO IRIS. 😍 suerte del libro-guia de @bicimap

A post shared by 👇🏾MOUNTAIN LOVER👇🏾 (@nonstop_es) on

Deja un comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Nonstop se reserva el derecho a eliminarlos y a no publicarlos.