Lucy Walker: Primera mujer en subir el Cervino y el Eiger

En el siglo XIX cuando ser montañero era una excentricidad de los ricos y un sueño imposible para cualquier mujer, Lucy Walker conseguía escalar montañas difíciles en ese momento. Esta mujer ante todo es una luchadora, perseguidora de sus sueños aunque fuera ir a contracorriente.

Británica nació en 1836 y murió en 1916, logró la increíble gesta de ser la primera mujer en ascender el Cervino, una montaña clásica y amada de los Alpes para cualquier alpinista.

Como empezó todo…

Lucy_Walker_primera_en_subir_Cervino

Lucy Walker junto a su padre y al guía Melchior Anderegg. Podemos ver la indumentaria “cómoda” de una montañera de la época.

Cuando tenia tan solo 22 años se aquejaba de reumatismo así que su médico le aconsejo que respirara y disfrutara del aire de las montañas, decidió en 1858 junto con su familia trasladarse hasta los Alpes. Lucy Walker no pudo resistirse a la belleza del paisaje, y la atracción fue irremediable, su vida estaba destinada a cambiar… sería una intrépida aventurera, pionera y gran montañera.

El espíritu competitivo que ya existía entre los montañeros, hizo que Lucy Walker se lanzara a conquistar el Cervino (4478 m) en 1871. Tenia conocimiento que la americana Meta Brevoort quería intentar ser la primera mujer en alcanzar la cima del Cervino, así que Lucy Walker se preparó para tomar la delantera y llegar el 22 de agosto de 1871 a lo más alto del Cervino y complir su objetivo.

Pero hay más…

Además del éxito del Cervino, Lucy Walker fue la primera mujer en subir el Eiger (1964) una cima de 3970 metros situados en el corazón de los Alpes junto con el guía Melchior Anderegg, en total era la 4 vez que se subía esta gran montaña, muy escalada hoy en día. También fue la primera mujer en ascender al Balmhorn en 1864, en escalar el Wetterhorn (3692 m) en 1866, Liskamm (4527 m) en 1868 y Piz Bernina (4049 m) en 1869.

Hay más…consiguió acabar o finalizar 98 expediciones a cumbres. Un número muy alto para un alpinista (y más para una mujer) en aquella época. Lucy Walker además ingreso en el prestigioso club formado por mujeres llamado Ladies Alpine Club o “Club Alpino de Damas”, aquí sus aventuras fuera vitoreadas y ensalzadas.

Trabas y ostáculos

A pesar de ser de familia adinerada, no pudo hacer cosas que si podían hacer otros alpinistas hombres, como su padre o su hermano, ellos podían escribir sobre sus aventuras en el Alpine Journal, prestigiosa revista del Alpine Club. Tampoco pudo ser socia o miembro de este club o solo de la sección femenina.

Seguro que hubiera querido cumplir muchos más sueños pero murió a los 81 años en una época muy difícil y haciendo algo muy complicado para una mujer alpinista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.